Seguridad en la práctica del surf parte 2

1.2 Seguridad en la práctica.

 

Una vez que has entrado al agua es importante que tomes las siguientes precauciones para prevenir sustos o accidentes.

  1. Toma referencias en la orilla, elije un punto en la orilla y alinéalo con otro más alejado para saber en todo momento hacia donde te llevan las corrientes. Por ejemplo, en playas urbanas, elige una escalera, bandera, farola… y alinéalo con un edificio, un árbol, un semáforo… y en una playa salvaje, puedes elegir rocas y árboles, también puedes colocar una mochila, una toalla o la funda de la tabla de forma visible en frente del pico que has elegido para surfear, de forma que exista una línea recta entre tú y los dos puntos que has elegido de referencia. Así sabrás en todo momento hacía dónde te mueven las corrientes y hacia dónde tienes que remontar para volver al pico.
  1. Asegúrate de mantener una distancia de seguridad prudente respecto a otros surfistas:
  1. Esperando a coger una ola, si estáis demasiado juntos podéis molestaros cuando llegue el momento de empezar a remarla.
  2. Remontando para volver al pico, nunca remes detrás de alguien que también está remontando, si viene una ola y al hacer el pato se le suelta la tabla, esta te puede golpear.

Respeta las preferencias, si los demás no respetan las distancias o preferencias, compórtate de forma inteligente, sepárate y evita posibles problemas o accidentes.

  1. Mantén tu tabla siempre controlada. Cuando nos cae una ola encima, cuando vamos remontando, o si hemos sufrido una caída (wipe out), es muy importante agarrar bien la tabla. Esto nos ayudará a salir a la superficie, y evitaremos golpear a alguien o a nosotros mismos.

Al remontar, pasa siempre las olas sin soltar la tabla, utiliza técnicas como el pato o la tortuga o esquimotaje. Si una ola es demasiado grande y no hay más remedio que soltar la tabla, mantén la calma, asegúrate de que no hay nadie detrás y sumérgete todo lo que puedas para reducir la distancia que pueda recorrer la tabla con la espuma y así evitar golpear a alguien. Además, cuanto más te sumerges, menos te arrastrará la ola.

Cuando entres al agua saltando las espumas de frente, sujeta fuerte por los cantos y apoya todo tu peso sobre la tabla, mantén la tabla siempre a un lado, NUNCA pongas la tabla entre las olas y tú.

Presta especial atención a mantener tu tabla controlada los días de viento, la tabla puede salir volando y golpearte o golpear a alguien de forma violenta.

  1. En cada baño, realiza una pequeña reflexión sobre la diferencia de ver las olas desde la orilla y cómo ves realmente las olas desde el pico o cuando te enfrentas a las olas al remontar.
  1. Nunca, NUNCA, intentes surfear en olas que no están al alcance de tu nivel, es sumamente importante que conozcas y respetes tus límites.
  1. Para evolucionar de una forma segura y eficaz debes seguir los pasos correctos:
  1. Surferar en olas que te permitan desarrollar tu técnica. Al principio debes surfear olas fáciles, los primeros días en olas rotas, espumas con mucho recorrido y poco a poco probando con olas planas, cuando domines en este tipo de olas, vete probando con olas de mayor dificultad. De esta forma conseguirás coger muchas olas, lo que te permite realizar “repeticiones” del ejercicio que te hayas marcado como objetivo para la sesión, como por ejemplo mejorar o hacer más rápido el take off, y corregir algún error o vicio como apoyar la rodilla…
  1. Para aprender, usa tablas “softboard” (tablas blandas o tablas de escuela). Este tipo de tablas nos permite coger olas con facilidad, y de forma más segura que las tablas de fibra. En las primeras etapas de aprendizaje aun no controlamos la tabla con seguridad, y ante un imprevisto, no seremos capaces de maniobrar con habilidad suficiente para evitar chocar con otros surfistas o con nosotros mismos. Un golpe con una tabla de fibra, ocasionado por un fallo en el control de la tabla, puede hacer que cojamos miedo y perdamos confianza.

NO USES TU TABLA DE FIBRA PARA APRENDER. Intentar aprender con tablas de fibra retrasa notablemente la evolución de tu surfing. Sigue los pasos adecuados, empieza por tablas grandes y blandas, usa una tabla evolutiva antes de pasar a un shortboard. No pases de una tabla a la siguiente hasta que no domines la anterior con total habilidad y confianza.

Es mejor coger 100 olas con una tabla grande, que coger una ola con una tabla “súper guapa” de fibra.

  1. En caso de verte sumergido y con la tabla descontrolada por cualquier motivo, protege tu cabeza para salir a la superficie. Sal protegiendo tu cabeza con un brazo y estira el otro brazo para parar tu tabla o la  tabla de alguien que pueda estar en tu misma situación.

 

  1. Nunca termines la ola saltando de cabeza, las zonas donde surfeamos suelen ser poco profundas y existe riesgo de lesión cervical. Termina siempre las olas haciendo el “bicho bola”, o procurando caer al agua con la mayor superficie de tu cuerpo posible para amortiguar la caída con el agua.
  1. Nunca termines las olas saltando de pie en la orilla, en ocasiones, el fondo es irregular, puede haber piedras que no ves a través del agua, y además, al llevar cierta velocidad y “aterrizar” sobre la arena puedes sufrir torceduras de tobillo o rodilla.
  1. Si has entrado pensando que podías surfear tranquilo en esas condiciones, pero te no te encuentras a gusto porque las olas son demasiado grandes, demasiado fuertes o cualquier otro motivo, mantén la calma, busca un punto donde las olas te lleguen rotas, colócate un poco más atrás en la tabla para evitar que se te hunda el nose cuando llegue la ola y rema la espuma, sujeta fuerte la tabla como su fuera una tabla de bodyboard, y sal hacia la orilla.
  1. Si te ves agobiado en una corriente, no te pongas nervioso, mantén la calma, identifica en qué dirección te arrastra la corriente y nunca intentes remar contra ella, rema siempre hacia la zona dónde rompen las olas o hacia una zona de espumas, estas siempre te arrastran hacia la orilla. Si estás demasiado cansado o no consigues salir, pide ayuda a la persona que te acompaña, a otros surfistas o realiza señales solicitando asistencia al servicio de salvamento (socorristas).
  1. Si te ves sorprendido por alguna de las situaciones que hemos descrito, corrientes, lesiones, golpes… NUNCA sueltes la tabla, en una situación de emergencia será tu salvavidas.
  1. Cuando hayas terminado, avisa lo antes posible para que tus padres o la persona que habías avisado de que entrabas a surfear sepan que has salido del agua y te has divertido.
By |2017-10-11T18:39:41+00:00mayo 18th, 2016|formación|Comentarios desactivados en Seguridad en la práctica del surf parte 2

About the Author: